Dicen que  el mejor día de tu vida no tiene precio… pero sí, si que lo tiene. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE) casarse en España costaba en 2014 una medida de 16.534 euros. Aquí solo se incluye la boda como tal… trajes, banquete, alianzas, fotos, viaje de novios, etc.  Pero ese no es un único gasto, al menos para los invitados.  A todo eso ahora debemos añadir los gastos por  despedida de soltería.

Si la boda se organiza para unos 100 comensales, supone que para cubrir gastos deberemos pagar como mínimo y por invitado 165 euros, pero naturalmente nadie lo hace por menos de 250 – 300 euros y si es familiar directo 400 euros, además de traje, vestido, zapatos, corbata, abalorios varios…  es decir, otros 300 euros mínimo.

La despedida, además,  nos puede salir por unos  250 euritos  (desplazamiento a la ciudad elegida por los novios para el evento,  hotel, menú, pack multiaventura, capea, SPA, espectáculo erótico, drag, monólogos, animadores, discoteca, disfraces, … y/o lo que se tercie.)

En definitiva que si nos invitan a una boda debemos preparar un mínimo de 850 – 1.000 euros por invitado.  Y si tenemos varias bodas pues igual hay que pedir un préstamo.

Pero verdad es lo que dice el refrán: “más vale una mala boda que un buen entierro”…  y es que los entierros también cuestan lo suyo. De media en España, y según los mismos datos del INE, un entierro sale por entre 3.500 y 6.500 euros, depende la ciudad de la defunción (por cierto que Cuenca aparece como la ciudad más barata para morirse). La diferencia es que la boda la pagamos entre todos y el entierro le toca a uno solo.

Pues a disfrutar de bodas…